domingo, 9 de febrero de 2014

EL ENEAGRAMA DEL PORQUÉ

Porque muchas veces nos sentimos engañados por una realidad que no hemos deseado, ni para nosotros, ni para nuestros enemigos.
Porque estamos atados a unos principios( que son el fruto de prejuicios, creencias y otros condicionantes), y, estos principios limitan y coartan nuestro bienestar psicoemocional, obligándonos a vivir(¿vivir?) una auténtica mentira que acaba doliéndonos en lo más profundo.
Porque no queremos seguir despiertos o dormidos sin saber porqué y para qué.
Porque no queremos vivir encerrados en nuestras fortalezas, auténticas cárceles del alma, que nos prometen cobijo para terminar inflingiéndonos el terrible daño de la soledad.
Porque estamos hartos de llevar al miedo( o él a nosotros?) de la mano sin poder tener un misericordioso descanso de su compañia, salvo cuando vivimos esquivándolo disfrazados de payasos. Y de paso recorremos la vida con la perenne sonrisa de idiota feliz.
Porque ya no podemos seguir sintiéndonos jueces justicieros, conocedores del libro del bien y del mal, y, diciéndole a todo el mundo el camino que debe seguir, cuando no conocemos ciertamente ni el nuestro propio, ni podemos continuar en el loco afán de ser los primeros en todo para poder estar en lo alto del podio del "valor", creyendo neciamente a pies juntillas aquello de:"tanto tienes tanto vales".
Porque no somos, ni podemos fingir ser, esos seres orgullosos que se diluyen en la ayuda( aparentemente generosa) al resto de sus congéneres, a través de burdas maniobras consistentes en dar para recibir y, alimentar así un triste ego.
Ni tampoco está en nuestra"zona de luz" el vendernos como si fuéramos los únicos fuertes, valientes y atrevidos,capaces de sobrevivir en un mundo hostil, y, luego, en la contemplación de una escena emotiva en la intimidad nuestro corazón se acelera y se empañan los ojos.
Porque estamos hasta el gorro de tener que vivir en la piel de un ser de sensibilidad especial y único, de intensidad emocional máxima,  sobrehumana, que nos hace verdaderos mill

onarios de la pena y el dolor.
Y YO.. yo, personalmente, porque estoy harto de "cosas veredes amigo Sancho", y nunca veo nada.
Porque el buen rollito, me lo paso yo por donde se, porque estoy harto de las consecuencias de darle la espalda a la responsabilidad, implicación y compromisos propios.
Porque ya no queremos seguir así, por tanto.....ya es hora de zambullirnos en el río de la vida y, sin dejarnos llevar por la corriente, sino luchando contra ella, nadar en la dirección que debemos, nadar en con esas coordenadas que están escritas en lo más profundo de cada uno de nosotros.
Porque dentro está el mensaje, el mapa de coordenadas, por lo que ya no vale seguir varados y quejumbrosos.
El por que nos acabará colocando en una situación que nos permitirá averiguar lo más importante de nuestra vida: el PARA QUË

1 comentario:

Lily Gar dijo...

es asi .. cuestiòn filosofica.. porque.. y para que.... buen artìculo