domingo, 12 de enero de 2014

MAESTRO SI, MAESTRO NO

Siguiendo la "sentencia" de Krishnamurti hemos de hacer nuestra la verdad para que no sea una mentira. Y cómo cumplimos ese proceso ?, tal vez necesitamos, al menos inicialmente,tener a nuestro lado a alguien que haya superado su ignorancia, que haya adquirido sabiduría y a través de su búsqueda haya encontrado, conocido y hechas suyas algunas verdades. En definitiva alguien que haya recorrido el camino.
En ese caso, debemos ponernos, una vez que reconocemos su realidad, bajo su tutela?. Si, durante un tiempo si es necesario, como en cualquier otro proceso humano, desde el aprendizaje de los primeros pasos( para los que necesitamos de la supervisión de adultos)hasta el proceso de llegar a la sabiduría.
Todo ello requiere, por nuestra parte una disposición a ser discípulo,una disposición a aprender de otros, a reconocer que aún nos pueden enseñar muchas cosas y ayudarnos a descubrir muchas verdades(que entonces haremos nuestras)
Por tanto , podemos decir que necesitamos, al menos inicialmente,la figura de un maestro, a quién debemos dotar de un buen discípulo( nosotros mismos)
La figura del "maestro" es manejada a conveniencia desde las estructuras de poder social,para unas veces ser ensalzados, y, aprovechar entonces para vender y colocar sus propios visionarios mesiánicos. Y , otras veces son denostados a través de la descalificación y acusaciones de falsos profetas, engañabobos, etc,
No olvidemos que algunos de esos engañabobos han sido: Jesús, Buda Chuang Tzu,Sócrates, Heráclito, Zaratustra, por citar sólo algunos.

Reconozco la necesidad inicial de la figura del "maestro", en todos los sentidos que implican adquisición de sabiduría y crecimiento espiritual. El maestro nos proporcionará las fórmulasa través de las cuales llegaremos a la verdad, al conocimiento, al saber.
Ahora bien, el maestro también nos puede enseñar  a distinguir lo que no es real, y, no puede ponernos en posesión de la verdad, pero si puede apuntar en dirección a la realidad para permitirnos descubrir las verdades por nosotros mismos.
Y llegará un momento, un momento que "sentiremos" ya como el de nuestro propio andar.
El momento de viajar en soledad, al menos una parte del camino.
Una vez que hayas conseguido "ver" por ti sólo ya no necesitarás un maestro, porque todo lo que descubras y aprendas se volverá maestro para ti y, entonces sentirás , dentro de ti,en tu interior la luz y la fuerza de tu propio guia(maestro) espiritual

2 comentarios:

Jose Manuel Ruiz dijo...

Toni, yo matizaría lo que entendemos por maestro:

Si es alguien que te señala el camino y te dice lo que debes hacer, creo que enseguida deja de hacer falta. Mejor sin él.
Ahora bien, si el concepto de maestro se entiende como alguien que te cuestiona, te pone a prueba, te apoya pero sin palmaditas en la espalda, más bien con patadas en el culo para que espabiles, entonces...¡el maestro se necesita siempre!

Te guste o no tú eres de estos últimos.
Gracias...maestro

Antonio Pulgar Suarez dijo...

Gracias a ti José por tu excelente disposición