lunes, 1 de julio de 2013

DIVAGANDO SOBRE EL "ANDA QUE TÚ!"

Vamos a divagar un poco entretenidos en las propiedades de toda divagación(ahora por aquí, luego por allí, para más tarde volver y volver a empezar).
Así, acunados en nuestro pensar y razonar, se encuentra a veces la paz de la mente aunque parezca un contrasentido.
ANDA QUE TÚ!!, buena expresión que forma parte de la pequeña pero selecta colección:"Si la quieres fastidiar mejor imposible".
He pensado y planeado elaborar una divagación para cada una de las piezas de la colección. La he comenzado en la anterior con esa joyita que es "Quién, yo?" y la continuaré con otras como"apostar a caballo perdedor" y otras .
"Anda que tú!" es una expresión que goza de gran popularidad, una de las reinas de la acusación, fácil de articular y rápida(por lo breve) de expresar.
Veamos primero su significado. Debemos entender la expresión como: hacer notar a alguien que aquello que destaca en otra persona también lo tiene o es portador él mismo.
La "finalidad" de la expressión se podría conjeturar que es defenderse de un ataque o lo que es vivido como un ataque, y digo conjeturar porque vaya usted a saber  lo que en realidad activa o aprieta el gatillo que dispara la supuesta ofensa, aunque,  grosso modo podemos decir que siempre está detrás el dolor recibido desde el exterior, desde más allá de mi pellejo. Porque la complejidad del ser humano en cuanto a las emociones y sentimientos y la conjugación de éstos en el establecimiemto de relaciones, se ve compensado por la simplicidad propia del mecanismo de un botijo en cuanto a responder ante determinados estímulos del exterior. O ¿estoy contradiciéndome o estoy hablando de lo mismo?.
NO, NO, el ser humano es tá siempre expuesto y sujeto a la contradicción de ser por un lado tremendamente complejo, enreversado, retorcido como un sacacorchos. Y, al mismo tiempo rudimentario y sencillo como el mecanismo de un botijo.
Hablando de comparaciones, lo digo por lo del botijo, podriamos considerar expresiones equivalentes al "anda que tú!" las siguientes:"Tú más","estás tu bueno!", "mira quien habla", y otras de idéntico significado, o parecido.
"Anda que tú" adquiere a veces tintes esperpénticos, convirtiendose en la salida a cualquier cosa con la que se me haya acusado o yo haya percibido acusación y respondo en un casi"por si acaso", como aquello de contestar a algo que no se ha entendido por desconocimiento de lenguas extranjeras o por escasez de agilidad mental con un "Tu padre, por si acaso!". Cuando uno suelta el anda que tú con cierta facilidad, con bastante frecuencia o más allá de la deseable acaba pareciendose mucho al soltador de "Quién ,yo?", es decir ya estamos ante el "inocente", víctima, pobritín, que nunca rompió ni un plato y el mundo lo acusa injustamente de cosas abominables con las que él o ella no tiene nada que ver. JAJAJAJAJAJAJA
De esta manera. el "anda que tú" se convierte en la mejor forma de no reconocer nunca absolutamente nada, a mi que me registren una vez más,y, si acaso reconozco algo te meto a ti también en el mismo saco. No, en peor lugar, porque la expresión lleva implícita que por lo menos tú posees tanto de eso que me acusas, sino más aún.
La que llamo pequeña colección de "si lo quieres estropear, mejor imposible" en el que se encuentran expresiones como la que nos tiene ahora ocupados, es la mejor manera de encontrar razones para agazaparnos, para no asumir nuestras responsabilidades en la vida, en nuestra vida, para no crecer de ninguna manera( como no sea a lo ancho, engordando a base de atracones que nos alejen de la reflexión y el aprender).
Anda que tú tiene la capacidad, la supuesta e ingenua capacidad de neutralizar cualquier ataque( vivencia de ataque seria más correcto) y ponerme a  salvo devolviendo la patata caliente y sintiendome ingenuamente a salvo como en una película que no recuerdo si era de Woody allen en la que el protagonista, tímido compulsivo decia que cuando se encontraba incómodo delante de la gente daba un chasquido con los dedos por encima de su cabeza y pensaba que a partir de ese momento se volvia invisble y nadie le veia con lo que él podia relajarse y estar cómodo. Algo parecido a esta ingenua fantasia es lo que produce el "anda que tú!".
Anda que tú como licencia para justificar mi despropósito, para acusar a los demás, que eso me salva a mi, para no crecer jamás , sino ser un verdadero enano mental, para , en definitiva estropear con un gesto y expresión sencilla y pobre una vida potencialmente tan rica y aprovechable.
Ahora, eso si...ANDA QUE TÜ

1 comentario:

Jose dijo...

Está muy bien, Toni. Casi todos funcionamos así en muchas ocasiones.

A veces es peligroso hasta dar tu opinión sobre algún tema cuando te lo piden, ya que cómo ésta no sea positiva sabes que la respuesta va a ser el ¡Anda que tú!
¿Para qué te la piden entonces?
;-)